Rendimiento académico: ¿Cómo mejorarlo?

Rendimiento académico: ¿Cómo mejorarlo?

noviembre 17, 2021 Desactivado Por Nathan Holt

Incluso los estudiantes más brillantes pueden encontrarse a veces con un bajo rendimiento académico, a menudo sin culpa alguna. Cuando los estudiantes se encuentran en esta situación, a menudo es porque están atascados en una rutina y no están seguros de qué hacer para mejorar. Si esto te suena a ti, el primer paso es averiguar las razones por las que puedes estar rindiendo por debajo de tus posibilidades, y el siguiente paso es averiguar cómo abordar el problema. Si no estás seguro de cómo hacerlo, este artículo te muestra lo que puedes hacer para formar un plan de mejora que te ayude a alcanzar las notas que sabes que eres capaz de lograr.

 

  1. Adoptar una actitud mental positiva

Cuando recibes con frecuencia notas más bajas de lo que esperabas, puedes empezar a sentirte deprimido o derrotado, y tener ganas de rendirte. El primer paso en el camino hacia la mejora de tus notas es darle la vuelta a esta negatividad. Tienes que ser positivo con respecto a la situación si quieres tener una oportunidad de mejorarla. Reconoce que tus notas no son las que esperabas, pero cree que puedes hacer algo al respecto. Empieza por tomar el control mental de la situación: en lugar de pensar “soy un fracaso”, piensa “puedo y voy a hacerlo mejor”. No te rindas: da pasos positivos para conseguir la mejora que eres más que capaz de lograr.

  1. Empieza a organizar tu vida

El desorden de cualquier tipo inhibe nuestra capacidad de actuar con eficacia, así que otra forma de mejorar tu rendimiento académico es organizarte. Mantén tu espacio de trabajo ordenado y todos tus apuntes y libros de texto organizados de forma que sepas dónde está cada cosa. Empieza también a pensar más en tu gestión del tiempo, ya que esto te permitirá priorizar tu tiempo de forma eficaz, liberando tiempo para las asignaturas problemáticas.

Redacta un horario diario que incorpore tu horario escolar, dividiendo tu día en franjas de tiempo y dejando tiempo suficiente para estudiar. Asigna tiempo extra a las asignaturas o temas que hayas identificado como de dificultad; podría ser que la razón de tu bajo rendimiento en estas asignaturas es que simplemente no les estás dedicando suficiente tiempo.

 

planeación y organización

 

  1. Cuida tu alimentación

Muchas veces no nos damos cuenta de la importancia de la nutrición en el rendimiento académico. Es importante que recuerdes que una dieta equilibrada y adecuada te ayudará a aumentar tu memoria y mejorará tu capacidad de concentración y bienestar personal haciendo que tu rendimiento académico se mantenga.

Es imprescindible que realices al menos tres comidas al día, eliminando dentro de lo posible alimentos grasos difíciles de digerir y que te proporcionarán un valor energético innecesario. Es importante que ingieras proteínas como las que encontrarás en fuentes poco grasas como las carnes blancas, el pollo o el pescado blanco.

Y por último, no olvides el aporte necesario de vitaminas y minerales que te ofrece la fruta y las verduras pues son esenciales a la hora de favorecer el proceso de aprendizaje.

 

  1. Deja de procrastinar

Una de las razones por las que tu rendimiento académico es más bajo de lo esperado podría ser que estás pasando demasiado tiempo procrastinando, es decir, posponiendo el trabajo al distraerte con otras cosas, como las redes sociales. Esta es una respuesta común a una gran carga de trabajo; cuando tienes tanto que hacer que no sabes por dónde empezar, la tentación es simplemente no empezar. El problema es que, al hacerlo, estás retrasando lo inevitable, además de empeorar tu tarea al consumir el tiempo en el que podrías ser productivo.